Tenía muchas ganas de sentarme tranquila a escribir sobre QUÉDATE LUNA. Todavía sigo con los nervios a flor de piel. Pero estoy muy feliz de todas vuestras bonitas palabras que hacen que siga luchando por mi sueño. Esta colección de Otoño-Invierno era muy especial porque cumplíamos un año desde que sacamos la primera. Ésta es la tercera, y el 3 es uno de mis números favoritos así que tenía que ser un tema que me apasionara. De ahí la luna, las estrellas y todo este universo que os hemos traído con estás prendas.

El 14 de febrero de 2017 me compre un cuaderno, el día 15 ya había empezado a dibujar. Desde que empecé con la marca el tema de los orígenes, el Universo, las estrellas y la luna quise tratarlo. Pero no me quise precipitar en la primera.

He querido que sea toda de punto porque viene el frío y que hay más amoroso que el punto y la lana de merino. Es una colección muy pequeñita así que se ha mimado cada prenda quedara perfecta.

Empezamos, y si nos remontamos al principio del todo, y de la historia de nuestro Universo nos vamos al Big Bang. Esa gran explosión llena de caos que dio paso a la belleza, y por tanto a nuestro planeta. Y con el poco a poco fue surgiendo la vida, se fue desarrollando desde vida microscópica, a animales como los dinosaurios. Otras especies como los monos nos dieron paso a nosotros. Después de siglos desarrollándonos vino la inteligencia y con ella la creatividad. Y ahora somos nosotros los que miramos hacía el cielo y pensamos en como ocurrió todo, como si fuera cíclico.

Algunos creen en la teoría del eterno retorno, que plantea una repetición del mundo en donde éste se extingue para volver a crearse una y otra vez. Todo desaparecerá, pero volverá a nacer. Con ello volveremos a nacer nosotros y a conocer a todas las personas que ahora están a nuestro alrededor, y volveremos a morir. Y así infinitamente. Me encanta pensar que todo pueda ser así, y que aunque las personas se vayan de nuestro lado volveremos a encontrarnos.

Seguimos con las Líneas de Nazca, que son de los primeros símbolos de creatividad del ser humano. Dicen que son signos calendáricos y astronómicos, de ahí su relación con esta colección. María Reiche fue de las primeras arqueólogas en estudiarlas. Y decía “que tenían como propósito apuntar al sol y a los cuerpos celestes en el lejano horizonte”.

Ya veis que al ser humano siempre nos ha obsesionado esto del cielo, la luna y las estrellas. Por eso tenía que haber algo que representará todo eso, y nacieron las chaquetas. Basadas en esta obsesión y en todas las pinturas murales que fue dejando el ser humano acerca de estrellas que pasaban, como una pintura mural Anasazi sobre una supernova de 1054 (ver foto más abajo). Debe ser que tanto empeño por comprender el cielo se deba a que como decía Carl Sagan: “Estamos hechos de la misma sustancia que las estrellas”.

Y para terminar, no os creáis que a mi me iba a llamar menos la atención. A mi también me inquieta esto del Universo, y de ahí esta colección y esta última prenda. Que me recuerda a todas esas noches de verano mirando al cielo estrellado y a la luna. Y mientras el verano pasa me voy fijando en todas sus preciosas formas, y en como van cambiando cada día.

Por eso este jersey, y por eso QUÉDATE LUNA.

Espero que os hayan gustado las inspiraciones. Ya sabéis que todas las colecciones tienen mucha historia detrás, ésta también tiene un poco de magia y polvo de estrellas. 🙂