Bueno pues estoy otra vez por aquí porque no sé como se me han pasado los meses y no he publicado nada. Y ahora que estoy apuntito de presentaros la segunda colección he pensado que no os había contado la historia de la primera, cada estampado esconde siempre algo detrás y yo hoy quiero contarlo.

El primero se llama Flores bordadas y está inspirado en los bordados tradicionales de flores, porque me he metido en este fregado para ir un poco más despacio en la vida, disfrutando del camino y de las cosas pequeñas y que mejor que hacer una referencia al trabajo artesano de la gente que borda. Descubrí el bordado en un curso de Clara Montagut y desde entonces me quede prendada, es verdad que no tengo mucho tiempo de practicarlo pero me encanta y me relaja muchísimo. Aunque este estampado se me ocurrió de casualidad en la Casita de Wendy cuando Elena Grimaldi (la profe de fotografía y de historia de la moda) trajo una prenda bordada con unas flores tradicionales y para mi misma me dije: tengo que hacer algo con esto. 🙂

El estampado Kandisnky es muy especial porque lo hice puntito a puntito con rotuladores, estuve días dejándolo en mi mesa y volviendo al siguiente día a retomarlo. Todos los estampados los hice mientras hacía el workshop semestral de la Casita de Wendy. En esos días que iba los sábados a Madrid con Miguel que me acompañaba, por las tardes intentábamos aprovechar a ir a ver exposiciones. Coincidió que había una exposición de Kandisnky (uno de mis artistas favoritos) y nos fuimos para allá. Hay algunas exposiciones que marcan y a mi está me marco, porque tener la oportunidad de ver su obra tan de cerca y conocer su vida (que me caló hondo) no se me va a olvidar. Al final de la exposición hubo un cuadro que me marco “Desorden desordenado” me recordaba a una gran galaxia de formas orgánicas y naturaleza, así que en su honor le dediqué este estampado en mi colección. Os dejo con una frase de esa exposición sobre una de las etapas que Kandinsky estaba teniendo una crisis creativa: “No soporto que la gente vea lo que me pasa realmente, a veces me gustaría estar solo en el mundo. Estar al margen de todo, no formar parte de la sociedad. No entiendo absolutamente a nadie. Siento, creo, sueño, que siempre seré diferente a los demás”.

La naturaleza y todas sus formas orgánicas que parece que fluyen siempre me han alucinado. En este paso de mi vida en el que elegí ir más despacio y estar más cerca de la naturaleza, empecé a disfrutar de las pequeñas cosas también (y sobre todo) en lo personal, por eso cuando vino la primavera aproveché todo lo que pude a dar paseos en bicicleta con Miguel, y va en honor de los días de sol, y todas las flores que nos envolvían en el camino, para hacernos disfrutar de las tardes de primavera. El estampado y el vestido flores silvestres para acordarme de todas esas tardes de campo. 🙂

¿Sabéis que los anillos de los árboles cuentan historias? Pues sí! Y yo decidí que las contarán a través de mis camisas, que hablarán de cuantos años tienen. Todo esto viene de la Dendrocronología, que es la ciencia que se ocupa de la datación de los anillos, y es que el propio árbol por dentro es un patrón de crecimiento de anillos, patrones espaciales y temporales, y que además son bonitisimos por dentro. Así que en esta colección que crecían muchas flores también decidí que crecieran muchos árboles y anillos, así que planté la semillita y ¡Voilà!

Y por último el patrón de la flor de la vida para una chaqueta de punto, en realidad este patrón lo descubrí en un libro que tengo de la Historia de la Ornamentación, y como empecé haciendo estampados inspirados en el mundo ornamental quise hacer un guiño a mis inicios, por eso la flor de la vida en la chaqueta. Dicen que la flor de la vida que está formada por círculos “contiene dentro de sus proporciones todos y cada uno de los aspectos de la vida que existen. Contiene cada fórmula matemática, cada ley de la física, cada armonía de la música, toda forma de vida biológica incluyendo tu cuerpo específico. Contiene cada átomo, cada nivel dimensional, absolutamente todo lo contenido en universos de forma de onda”.  Así que fijaros todo lo que puede haber dentro de la historia de una prenda 😉

Espero que os haya gustado este post sobre la historia de los estampados de la primera colección y os espero en nada para presentaros la segunda colección (¡que me muero de ganas!).